Enfermedad de manos, pies y boca – Síntomas y tratamiento

La enfermedad de manos, pies y boca es una enfermedad generalmente leve pero muy contagiosa causada por un virus. Suele afectar a los niños menores de 10 años y, en particular, a los menores de 5 años, aunque también es posible que los adultos contraigan la enfermedad. La enfermedad de manos, pies y boca suele estar causada por un virus Coxsackie, pero también pueden causarla otros tipos de enterovirus; los signos y síntomas son los mismos aunque la infección esté causada por un virus diferente.

By MidgleyDJ at en.wikipedia, CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=4000344

Signos y síntomas de la enfermedad de manos, pies y boca

Tras un periodo de incubación de 3 a 6 días, los primeros síntomas que aparecen son genéricos y comunes a otras enfermedades como el resfriado común o la gripe:

  • Fiebre
  • Dolor de garganta
  • Pérdida de apetito
  • Irritabilidad
  • Malestar

Uno o dos días después de que comience la fiebre, se hacen evidentes los demás signos característicos de la enfermedad de manos, pies y boca:

  • Llagas en la boca. Suelen empezar como pequeñas manchas rojas en las encías, los lados de la lengua, el paladar o la parte interna de las mejillas; luego se convierten en ampollas dolorosas
  • Una erupción cutánea en las manos y los pies con aspecto de manchas rojas planas. A veces la erupción puede aparecer también en los codos, las rodillas y la zona de las nalgas. Los puntos rojos pican y pueden convertirse en ampollas.

La enfermedad de manos, pies y boca suele ser una afección leve que suele aparecer en verano y otoño; los síntomas son peores en los primeros días y se resuelven sin tratamiento en 7 a 10 días. Las ampollas no suelen dejar ninguna marca permanente.

Las úlceras bucales pueden hacer que sea doloroso beber, comer y tragar. Negarse a comer o beber, con fiebre, puede ser a veces el único signo de la enfermedad mano-pie-boca en los bebés pequeños. El agua fría puede ser útil, ya que mantiene al niño hidratado y le proporciona cierto alivio de las molestias o el dolor en la boca.

En casos raros, el virus puede causar complicaciones graves como, miocarditis, meningitis, encefalitis, síndromes similares a la polio y es potencialmente mortal. En las dos últimas décadas, se han registrado en Asia varios brotes y epidemias de una forma especialmente grave de la enfermedad de manos, pies y boca causada por el enterovirus 71, que ha provocado la mayoría de las complicaciones graves y muertes debidas a la enfermedad.

Los adultos no suelen mostrar ningún signo de la enfermedad cuando están infectados.

By Ngufra at English Wikipedia, CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=34704405

Cuándo acudir al médico

Los más jóvenes son los que corren mayor riesgo de sufrir complicaciones graves por la enfermedad de manos, pies y boca. Se aconseja acudir al médico si se presenta alguno de los siguientes signos:

  • Fiebre persistente (con la fiebre aftosa sólo debería durar un par de días)
  • Deshidratación o incapacidad de mantener al niño hidratado debido a las dolorosas llagas en la boca
  • Movimientos anormales
  • Respiración rápida
  • Somnolencia

Otros motivos para acudir al médico son los siguientes:

  • Los síntomas son graves
  • El niño es muy pequeño, especialmente si es menor de 6-12 meses
  • El paciente está inmunodeprimido
  • Empeoramiento de los síntomas después de unos días o no mejora después de 7-10 días

Transmisión y periodo de contagio de la enfermedad de manos, pies y boca

El virus es muy contagioso y puede propagarse fácilmente. La afección de las manos, los pies y la boca se transmite a través del contacto con una persona infectada:

  • Saliva
  • Mucosidad de la nariz o los pulmones
  • Líquido de las ampollas
  • Heces

También es posible el contacto con superficies infectadas o el contagio en el aire a través de gotitas de saliva.

El virus es más contagioso durante la primera semana desde la aparición de los síntomas, pero una persona con la enfermedad de manos, pies y boca puede ser contagiosa durante varias semanas después de la infección y aquellos que no experimentan ningún síntoma, como suele ocurrir en los adultos, siguen siendo portadores y pueden transmitir el virus.

Se aconseja que los niños permanezcan en casa hasta que desaparezcan los síntomas para evitar el contagio de la enfermedad.

Las personas que han padecido la enfermedad de manos, pies y boca desarrollan una inmunidad a la misma, pero ésta se limita al virus específico que causó la enfermedad. Todavía es posible infectarse de nuevo por un virus diferente.

Tratamiento y cuidados de la enfermedad de manos, pies y boca

No existe ningún tratamiento para la afección de manos, pies y boca. Se están desarrollando una vacuna y unos medicamentos antivirales que aún no están disponibles. Al tratarse de una infección vírica, los antibióticos no tienen efecto sobre ella y no ayudan.

La fiebre suele durar sólo 1-2 días. Los demás síntomas desaparecen por sí solos en 7 a 10 días desde el inicio de la enfermedad, sin dejar rastro.

Aun así, es posible tratar los síntomas de la infección de manos, pies y boca, así como aliviarlos con lo siguiente:

  • Puedes tratar la fiebre y el dolor con ibuprofeno o paracetamol. Existen sprays anestésicos de venta libre que pueden aliviar las úlceras bucales. No dé nunca aspirina a los niños, ya que está relacionada con el desarrollo del síndrome de Reye cuando se combate una infección vírica. Los adultos pueden tomar aspirina. Consulte primero a su médico.
  • Evite las comidas y bebidas calientes, picantes, saladas o ácidas. Estos pueden hacer que las llagas del interior de la boca sean más dolorosas.
  • Beber líquidos fríos puede aliviar las molestias y ayudar a evitar la deshidratación.
  • Los helados, los yogures, los batidos y los polos pueden ser una buena opción para proporcionar alivio y algo de energía.
  • Los alimentos blandos, como las sopas, pueden ser más fáciles de comer.
  • Existen otros geles, sprays, enjuagues bucales y cremas de venta libre para tratar el dolor o las molestias de las erupciones y las ampollas o llagas. Pide consejo a tu médico de cabecera o a tu farmacéutico.

Estrategias de prevención de la enfermedad de manos, pies y boca

Para prevenir el contagio de la enfermedad de manos, pies y boca y reducir las probabilidades de contraerla, debe seguir estos sencillos pasos:

  1. Lávese las manos con agua y jabón con frecuencia. Esto es importante no sólo para la prevención de la fiebre aftosa, sino también para muchas otras enfermedades. Enseñe a sus hijos a lavarse las manos y enséñeles a hacerlo antes de comer y después de ir al baño.
  2. Enseña a tus hijos a no meterse las manos ni objetos como juguetes en la boca.
  3. Enseña a tus hijos a cubrirse la boca al toser o estornudar con un pañuelo desechable o con la manga de la camisa.
  4. Si está enfermo, quédese en casa y no vaya al colegio o al trabajo hasta que los síntomas desaparezcan para evitar el contagio. Después de 7-10 días puede no tener síntomas pero seguir siendo contagioso. Puede volver al trabajo o su hijo puede volver al colegio, pero debe tener mucho cuidado de no compartir tenedores, cucharas, botellas o vasos con otras personas. También debe tener cuidado de no frotarse la nariz, la boca y los ojos, y lavarse las manos con frecuencia.
  5. Si tienes varios hermanos y uno de ellos está enfermo, mantenlos separados hasta la resolución de los síntomas. Desinfecte cualquier superficie que se toque con frecuencia, incluidos los juguetes. Evite los besos y los abrazos.
Referencias

Share:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on reddit
Share on vk
Share on tumblr
Share on mix
Share on skype
Share on telegram
Share on whatsapp

Save time and energy

For doctors or clinics recommendation, more information on the topic of this article or a free quotation

Subscribe to the Newsletter