Botox y cejas de diablo: ¿cómo corregirlas?

La ceja de Diablo es un mal resultado cosmético bastante común que resulta de las inyecciones de toxina botulínica como el Botox. A veces se denomina «ceja de Joker» o «ceja de Spock» y, para un ojo experimentado, es un claro indicio de que se han puesto inyecciones antiarrugas.

Entonces, ¿por qué se produce la ceja de Diablo? ¿Y qué es exactamente? ¿Se puede corregir? Responderé a todas estas preguntas en los próximos párrafos.

commander spock star trek
El comandante Spock y sus famosas cejas de la serie de televisión Star Trek – Fuente: startrek.com

¿Qué son las cejas de Diablo después del Botox?

Las cejas de diablo son cejas que se arquean lateralmente, hacia los lados de la frente. Este aspecto poco natural es el resultado de inyectar Botox sin equilibrar la dosis adecuadamente entre los músculos que participan en las expresiones faciales en la parte superior de la cara.

La anatomía de los músculos de la frente

Los siguientes son los principales músculos de la frente que se inyectan con Botox para prevenir/tratar las líneas de expresión y las arrugas:

Músculo prócero, se une a la parte superior de la nariz y sube hacia la izquierda y la derecha de la línea media de la frente, uniéndose al músculo frontalis. Cuando se contrae, crea una línea horizontal en la glabela al tirar de la piel del entrecejo hacia abajo.

procerus muscle

El músculo corrugador superciliar, justo encima de las cejas, cuando se contrae las tira hacia abajo y medialmente (juntas), produciendo las dos líneas verticales en la glabela.

corrugator supercilii muscle

El músculo frontal, que cubre gran parte de la frente desde las cejas hasta el cuero cabelludo, cuando se contrae tira de las cejas hacia arriba y produce las líneas horizontales del ceño.

frontalis muscle

El músculo orbicular de los párpados, que rodea los ojos y tiene forma ovalada, aunque no es realmente un músculo de la frente es antagonista del frontal, tira de las cejas hacia abajo permitiéndonos cerrar los ojos. Se suele inyectar lateralmente ya que es el responsable de las patas de gallo.

orbicularis oculi muscle

El depresor superciliar, un músculo de forma triangular que se origina en la apófisis frontal del maxilar (aproximadamente entre la nariz y el ojo) y que se mezcla con las fibras de los músculos orbicular y corrugador contribuyendo a algunos movimientos de las cejas.

Aunque se pueden encontrar imágenes de anatomía humana que parecen todas iguales incluso en los libros de texto de medicina, la realidad es que todos somos diferentes y hay una gran variación entre los individuos: el músculo frontal, por ejemplo, tiene 4 clasificaciones principales que corresponden a 4 formas anatómicas distintas que también producen un patrón de arrugas diferente cuando el músculo se activa. Por eso un cirujano plástico no puede aplicar la misma dosis de toxina botulínica en los mismos puntos de inyección para cada uno de sus pacientes, sino que tiene que utilizar un enfoque personalizado, determinado durante la consulta, con cada uno de ellos.

A continuación puede visualizar cada uno de los músculos mencionados anteriormente.

¿Por qué se producen las cejas de Spock?

A los médicos se les ha enseñado a evitar completamente la zona que va desde la mitad de la ceja hasta el lado de la cara, 1-2 cm por encima de la ceja. Esto es para evitar otro posible efecto secundario de las inyecciones de Botox, que es la ptosis de la ceja comúnmente conocida como párpado o ceja caída.

Debido a la incapacidad de contraer los músculos tratados, a veces nuestro cuerpo intenta compensar y reclutar otras fibras musculares para intentar realizar los mismos movimientos, como levantar las cejas; si la parte lateral del frontal no ha sido tratada, esa es la parte que puede intentar compensar la quimiodenervación de los músculos proceros y corrugadores, causando el arco lateral o el aspecto de cejas de diablo.

También hay que tener en cuenta que esto no es necesariamente un error de su especialista: mientras que en algunos casos es claramente previsible durante la consulta, en otros es mejor tomar un enfoque seguro e inyectar una dosis más baja y/o evitar algunas áreas durante la primera sesión de tratamiento y luego tener una sesión de retoque 10-14 días después para arreglar los desequilibrios. Con el Botox siempre se puede añadir más, pero nunca se pueden revertir sus efectos, sólo el tiempo puede hacerlo.

¿Se pueden arreglar las cejas de Diablo?

Sí, las cejas de Diablo son fáciles de arreglar. Sólo hay que esperar a que la toxina botulínica haga pleno efecto, es decir, hay que esperar entre 10 y 14 días y volver a la consulta del médico. Se inyectarán unas pocas unidades, probablemente no más de 4, en el músculo frontal lateralmente, por encima de la ceja arqueada, para evitar que se compense y sea hiperactivo.

¿Cómo evitar que se repitan las cejas de spock?

La mayoría de las veces, un inyector con experiencia ya sabrá cómo evitar que esto ocurra: esto se hace probando los músculos de la expresión facial antes del tratamiento con Botox. En algunos casos, la aparición de las cejas de Spock puede no ser fácilmente previsible, por lo que los médicos le piden que vuelva a su consulta entre 10 y 14 días después de su tratamiento, para asegurarse de que ha sido tratado de forma simétrica y para corregir cualquier desequilibrio que pueda haber surgido. La próxima vez que le traten se acordará de ello y le inyectará el músculo frontal lateral de forma preventiva.

Referencias
  • Ten Mistakes to Avoid When Injecting Botulinum Toxin
    R. Ruiz-Rodriguez – Actas Dermo-Sifiliográficas, Jul 2015
    DOI: https://doi.org/10.1016/j.ad.2015.04.003
  • One21: A Novel, Customizable Injection Protocol for Treatment of the Forehead with IncobotulinumtoxinA.
    C de Sanctis Pecora – Clinical, Cosmetic and Investigational Dermatology, Feb 2020
    DOI: https://dx.doi.org/10.2147%2FCCID.S237519
  • Consensus recommendations on the use of botulinum toxin type a in facial aesthetics
    J Carruthers et al. – Plastic and Reconstructive Surgery, Nov 2004
    DOI: https://doi.org/10.1097/01.prs.0000144795.76040.d3
  • Anatomy for Plastic Surgery of the Face, Head, and Neck.
    K Watanabe – Thieme, 2016
    ISBN: 978-1-62623-092-7

Share:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on reddit
Share on vk
Share on tumblr
Share on mix
Share on skype
Share on telegram
Share on whatsapp

Save time and energy

For doctors or clinics recommendation, more information on the topic of this article or a free quotation

Subscribe to the Newsletter