Hernia inguinal: síntomas y tratamiento

Una hernia inguinal es un abultamiento en la zona púbica o inguinal del abdomen, cerca del canal inguinal izquierdo o derecho, que se desarrolla debido a la debilidad de la pared abdominal. El intestino delgado o el tejido graso pueden empujar a través de esa debilidad y sobresalir, lo que da lugar a un abultamiento y, a menudo, a dolor en la ingle, especialmente al hacer ejercicio, levantar algo pesado, agacharse o toser.

En condiciones normales, los músculos abdominales y los tejidos conectivos de la pared abdominal son lo suficientemente fuertes y tensos como para mantener los tejidos internos en su sitio, pero cuando existe un punto débil es posible desarrollar una hernia inguinal.

El canal inguinal es un pequeño pasaje en la pared abdominal inferior que permite el paso de los vasos sanguíneos y los nervios, así como del cordón espermático en los hombres y del ligamento redondo del útero en las mujeres.

Las hernias inguinales son el tipo más común de hernias de la pared abdominal y tienen un riesgo de aparición a lo largo de la vida estimado en un 27% para los hombres y un 3% para las mujeres; son más comunes en el lado derecho que en el izquierdo. Sólo en EE.UU. se realizan 800.000 cirugías de reparación de hernias inguinales al año.

Las hernias inguinales se dividen en inguinales y femorales, y las inguinales en directas e indirectas, pero todas se denominan comúnmente «hernias inguinales».

inguinal hernia
Blausen.com staff (2014). “Medical gallery of Blausen Medical 2014”. WikiJournal of Medicine 1 (2). DOI:10.15347/wjm/2014.010. ISSN 2002-4436. – Own work, CC BY 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=31118600

Tipos de hernias inguinales

Existen varios tipos diferentes de hernias inguinales, a continuación se detallan los términos descriptivos más comunes sobre las hernias y su significado.

Hernia inguinal directa

Una hernia inguinal directa se produce cuando hay un punto débil en la pared abdominal cerca del canal inguinal. Es más probable que se produzcan más tarde en la vida debido al debilitamiento fisiológico de la pared abdominal que se produce con el envejecimiento.

Hernia inguinal indirecta

La hernia inguinal indirecta se produce cuando el canal inguinal no se cierra completamente durante el desarrollo. Afecta al 1-5% de los recién nacidos y suele diagnosticarse en el primer año de vida, pero a veces las hernias indirectas no aparecen hasta la edad adulta.

Hernia en pantalón

Una hernia en pantalón es una combinación de una hernia directa y una indirecta que afecta al mismo paciente. El nombre se debe a la forma de las dos hernias juntas.

Hernia femoral

Las hernias femorales son abultamientos de los tejidos a través del canal femoral, el conducto que permite que los vasos sanguíneos vayan del abdomen a los muslos. El abultamiento se observa generalmente en la zona superior interna del muslo. Las hernias femorales son más frecuentes en las mujeres que en los hombres debido a su anatomía pélvica y tienen un mayor riesgo de estrangulamiento. A menudo no se diagnostican hasta que los síntomas agudos, como la estrangulación o la obstrucción intestinal, afectan al paciente.

La hernia inguinal en las mujeres

Las mujeres tienen menos probabilidades de desarrollar hernias inguinales que los hombres, pero tienen más probabilidades de desarrollar una hernia femoral. La mayoría de los casos de hernia inguinal en las mujeres son de tipo indirecto. En las mujeres, las hernias también pueden contener el útero, los ovarios y/o las trompas de Falopio.

La hernia inguinal en los hombres

Los hombres tienen unas 8 veces más probabilidades de desarrollar una hernia inguinal que las mujeres y se calcula que 1 de cada 2 hombres tendrá una hernia inguinal a lo largo de su vida. La probabilidad de tener una aumenta con el envejecimiento. Las hernias femorales son el tipo más raro en los varones. Los tejidos que sobresalen en los pacientes masculinos pueden descender ocasionalmente al escroto, causando dolor e hinchazón alrededor de los testículos.

Hernia inguinal en niños y bebés

Las hernias inguinales en los bebés se deben en la mayoría de los casos a un defecto congénito (presente desde el nacimiento) que afecta al 1-5% de los recién nacidos y a cerca del 10% de los prematuros, lo que provoca una hernia indirecta. Las hernias directas rara vez se producen en bebés o niños.

Hernia reducible e irreductible

Cuando la protuberancia puede ser empujada hacia atrás a través de la pared abdominal, se denomina hernia reducible. También se denomina hernia no complicada, lo que significa que no constituye una amenaza inmediata. Más adelante, una hernia reducible puede evolucionar hacia una hernia irreductible.

Hernia irreductible o encarcelada

Una hernia encarcelada o incarcerada se produce cuando la hernia no puede ser empujada hacia el interior del abdomen aplicando presión manual. En este caso, el abultamiento en la zona de la ingle es permanente y requiere una intervención quirúrgica para solucionarlo.

Hernia estrangulada

La hernia estrangulada o estrangulamiento se produce cuando a la hernia se le corta el flujo sanguíneo debido a su encarcelamiento. Se trata de una afección grave que requiere una intervención quirúrgica de urgencia y puede ser mortal. Los tejidos abultados sin riego sanguíneo se vuelven isquémicos y mueren, provocando un gran dolor y la liberación de toxinas.

Causas y factores de riesgo de la hernia inguinal

Las causas de la hernia inguinal son multifactoriales, lo que significa que no hay una única causa, sino que hay muchos factores que contribuyen al desarrollo de la afección. Una pared abdominal debilitada o un defecto congénito del canal inguinal son los principales factores que contribuyen a las hernias inguinales.

Los factores de riesgo identificados que aumentan la posibilidad de desarrollar una hernia inguinal son:

  • Trastornos del tejido conectivo que hacen que éste sea más débil de lo normal. Estos pueden ser tanto genéticos como adquiridos.
  • Antecedentes familiares. Tener otros miembros de la familia afectados por una hernia inguinal aumenta la posibilidad de desarrollarla.
  • Ser varón. Los hombres son más propensos a padecer esta enfermedad.
  • Ser mayor. La pared abdominal se debilita con la edad.
  • Nacer prematuramente.
  • Antecedentes de hernia inguinal.
  • Cirugía abdominal previa, como una apendicectomía.
  • Tos crónica.
  • Estreñimiento crónico.

El rol del levantamiento de objetos pesados como factor de riesgo, ya sea debido a un único episodio extenuante, o debido a un trabajo de alta exigencia física, o al ejercicio, es todavía controvertido y los estudios no han sido concluyentes.

Síntomas de la hernia inguinal

Alrededor de un tercio de los pacientes no experimentan ningún síntoma y la hernia es detectada por el médico durante una exploración física.

El principal síntoma de una hernia inguinal es un abultamiento a uno de los lados del hueso púbico; en los hombres, el abultamiento puede estar en el escroto. La protuberancia puede aparecer de repente o desarrollarse a lo largo de varias semanas.

Otros síntomas son:

  • Molestias o dolor en la zona de la ingle. El dolor puede aumentar al toser, hacer ejercicio o agacharse.
  • Ardor, pesadez o presión en la ingle.

Dolor inguinal y otros signos de advertencia de emergencia

El dolor inguinal repentino o intenso y la imposibilidad de empujar la hernia hacia atrás a través de la pared abdominal son posibles signos de estrangulamiento. Otros síntomas son:

  • Náuseas y/o vómitos
  • Fiebre
  • Obstrucción intestinal. Incapacidad de expulsar gases, hinchazón o imposibilidad de defecar.
  • El bulto cambia de color y se vuelve rojo u oscuro.

Diagnóstico y exámenes

El diagnóstico de una hernia inguinal suele requerir sólo una exploración física.

Cuando hay síntomas, pero no se encuentra ninguna protuberancia, o para excluir otras afecciones con síntomas similares, pueden prescribirse estudios de imagen. Estos incluyen:

  • Ecografía abdominal
  • Tomografía computarizada (TC)
  • Resonancia magnética (RM)
  • También conocida como peritoneografía, la herniografía requiere la inyección de un líquido de contraste en el espacio peritoneal y la realización de radiografías del abdomen.

Resumen de las técnicas quirúrgicas para la reparación de hernias

En el caso de una hernia asintomática, su médico puede aconsejarle que espere. Las hernias no mejoran por sí solas, por lo que tendrá que controlar la evolución de los síntomas, lo que se conoce como espera vigilante.

Cuando los síntomas están presentes, generalmente se recomienda la cirugía. Existen tres tipos de procedimientos quirúrgicos para tratar las hernias inguinales y la elección puede depender de muchos factores diferentes, como la edad y el historial médico del paciente, el tamaño de la hernia, la experiencia del cirujano y la disponibilidad de equipos quirúrgicos en el hospital (por ejemplo, un robot quirúrgico), así como si se trata de una cirugía electiva o de una cirugía de urgencia.

Cirugía abierta de reparación de hernia inguinal (Herniorrafia abierta y Hernioplastia abierta)

La cirugía abierta de hernia requiere anestesia local más sedación o anestesia general. El cirujano realiza una incisión en la zona de la ingle para empujar la hernia hacia el abdomen. Cuando se utilizan puntos de sutura para coser el punto débil y evitar que la hernia vuelva a sobresalir se denomina herniorrafia; cuando se utiliza una malla sintética para reforzar la pared abdominal, se llama hernioplastia.

Cirugía laparoscópica de reparación de hernia inguinal

La cirugía laparoscópica (ojo de cerradura) es un procedimiento mínimamente invasivo en el que se realizan varios cortes pequeños en lugar de una única incisión grande. Normalmente se realiza bajo anestesia general. Se introducirá una cámara a través de una de las incisiones para visualizar el interior del abdomen, que se inflará introduciendo gas para visualizar mejor los órganos. Los instrumentos se introducirán a través de las otras pequeñas incisiones para realizar la cirugía. Tras reducir la hernia, el cirujano inserta una pieza de malla sintética para reforzar la pared abdominal.

La cirugía laparoscópica permite una recuperación más rápida, con menos dolor y menos complicaciones, pero existe el riesgo de que la hernia vuelva a aparecer si el cirujano no tiene mucha experiencia en esta operación específica.

Cirugía robótica de reparación de hernia inguinal

Con el aumento del uso y la disponibilidad de los robots quirúrgicos, la reparación robótica de la hernia inguinal está disponible. Se realiza de forma similar a la cirugía laparoscópica, pero el cirujano maneja los instrumentos mediante una consola. Permite una mayor precisión y una mejor visualización en comparación con la cirugía laparoscópica tradicional.

¿Se puede tratar la hernia inguinal sin cirugía?

El tratamiento quirúrgico es la única opción disponible para la hernia inguinal. La espera vigilante es una opción para la hernia no complicada y asintomática. Retrasar la cirugía cuando se recomienda hará que los síntomas empeoren con el tiempo y permitirá que la protuberancia aumente de tamaño, requiriendo una cirugía más invasiva para su reparación. También correrá el riesgo de estrangulamiento, que puede ser mortal y requiere un tratamiento quirúrgico de urgencia.

Los soportes, bragueros y correas que ejercen presión sobre la hernia para mantenerla en su sitio pueden aliviar a veces algunos de los síntomas, pero no curarán la afección subyacente y, por lo general, no se recomiendan, ya que no evitarán la encarcelación o la estrangulación.

Referencias
  • Groin Hernias in Adults.
    RJ Fitzgibbons, RA Forse – The New England Journal of Medicine, Feb 2015
  • Risk and prognosis of inguinal hernia in relation to occupational mechanical exposures–a systematic review of the epidemiologic evidence.
    SW Svendsen, P Frost – Scandinavian Journal of Work, Environment & Health, Jan 2013
  • Risk factors for inguinal hernia among adults in the US population.
    CE Ruhl, JE Everhart – American Journal of Epidemiology, May 2007
  • Textbook of Hernia
    WW Hope, WS COBB, GL Adrales – Springer, 2017
  • Society of American Gastrointestinal and Endoscopic Surgeons (SAGES)
  • U.S. National Institutes of Health (NIH)

Share:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on reddit
Share on vk
Share on tumblr
Share on mix
Share on skype
Share on telegram
Share on whatsapp

Save time and energy

For doctors or clinics recommendation, more information on the topic of this article or a free quotation

Subscribe to the Newsletter