Escrotoplastia: operación de reconstrucción escrotal en transgéneros MaH

La escrotoplastia es un término amplio que indica cualquier cirugía plástica o reconstructiva en el escroto; puede realizarse para reparar defectos o daños sufridos en el escroto o puede estar dirigida a la reconstrucción escrotal completa, como en el caso de los hombres trans en los procedimientos de reasignación de género. La escrotoplastia también se utiliza para indicar las cirugías estéticas que se realizan en hombres cisgénero, como los que sufren de laxitud escrotal excesiva, en cuyo caso se conoce como lifting escrotal o rejuvenecimiento escrotal.

En esta entrada del blog me centraré en el caso concreto de la escrotoplastia en pacientes transgénero de mujer a hombre.

El escroto es una fina bolsa elástica de piel que contiene los testículos y el epidídimo y que se localiza en la base del pene. Su función es albergar y proteger los testículos, controlar su temperatura y, por lo tanto, permitir el funcionamiento óptimo de dichos órganos y la producción de esperma. Desde el punto de vista estético, existe una gran variabilidad de forma y volumen no sólo entre los diferentes hombres biológicos, sino también en un mismo sujeto masculino a diferentes temperaturas o a diferente edad.

En el caso de los pacientes transgénero MaH, la escrotoplastia tiene como objetivo crear un escroto preciso desde el punto de vista estético a partir de otros tejidos del paciente, como los labios mayores.

Al principio del campo de la medicina y la cirugía transgénero, se prestó mucha atención a procedimientos como la faloplastia para el tratamiento de la disforia de género, pero se dio poca importancia a la escrotoplastia. Con el paso de los años, los pacientes empezaron a ser más exigentes en cuanto a los resultados estéticos, lo que empujó a los cirujanos a avanzar y desarrollar y mejorar nuevas técnicas quirúrgicas en el campo de la cirugía de reasignación de género; los objetivos quirúrgicos actuales incluyen ahora la creación tanto de un pene como de un escroto de aspecto natural y estéticamente satisfactorio.

Técnicas quirúrgicas en la escrotoplastia para hombres trans

Existen varias técnicas quirúrgicas que pueden realizarse para la realización de una escrotoplastia en el paciente transexual MaH. Sin embargo, la mayoría de las veces, los cirujanos optan por utilizar los tejidos extraídos de los labios mayores para reconstruir el escroto: una de las principales razones para ello, es que ambos evolucionan a partir de la misma estructura embrionaria durante el desarrollo; además, ambos tienen la misma consistencia y aspecto, el mismo color, tienen pelo, y comparten las mismas terminaciones nerviosas que responden al tacto y a la estimulación erógena.

Otras técnicas quirúrgicas empleadas en el pasado para la realización de la escrotoplastia eran la utilización de colgajos de tejido de la zona del pubis, inguinal o del muslo. Sin embargo, esta técnica no es fácil de realizar, conlleva más riesgos y deja cicatrices evidentes en el lugar donde se recogen los tejidos, lo que provoca la insatisfacción del paciente. La sensación erógena y táctil también es escasa e insatisfactoria.

Por lo tanto, existe un consenso general sobre el uso de colgajos de labios mayores, empleando a veces expansores de tejidos para superar el problema del bajo volumen del neoscroto creado quirúrgicamente; en estos casos, después de 6-12 meses desde el primer paso de la escrotoplastia hay espacio suficiente para insertar los implantes testiculares.

Inicialmente, la cirugía se realizaba suturando los labios mayores dejándolos en el mismo lugar en que se encuentran en la mujer biológica. Sin embargo, esta técnica era estéticamente inexacta y funcionalmente inconveniente, ya que el neoscroto se encontraba entre los muslos; los resultados seguían siendo demasiado similares a la anatomía femenina.

Posteriormente se desarrollaron técnicas para resolver estos problemas y reconstruir un escroto estéticamente correcto en una posición más anterior, delante de los muslos, según la anatomía fisiológica de los hombres biológicos. Para conseguir este resultado, el cirujano realiza incisiones en la parte inferior de los labios mayores y también en la zona del pubis; los colgajos obtenidos se giran hacia arriba y se suturan para formar un saco.

La escrotoplastia en el caso del paciente transgénero MaH casi nunca se realiza como procedimiento independiente, sino que suele formar parte de una cirugía más compleja compuesta por múltiples procedimientos y conocida como cirugía de reasignación de sexo. A veces se realiza previamente la histerosalpingo-ooforectomía bilateral, pero a menudo se realiza con la vaginectomía, la escrotoplastia, la faloplastia o la metoidioplastia y el alargamiento de uretra como una única cirugía para la reconstrucción genital.

Riesgos y complicaciones de la escrotoplastia

La escrotoplastia no conlleva riesgos particulares y no está sujeta a muchas complicaciones. Como cualquier cirugía, existen riesgos, como hemorragias, hematomas, dehiscencia de la herida quirúrgica (apertura) e infección, pero son poco frecuentes. Además, la necesidad de una cirugía de revisión es rara y las pocas complicaciones que pueden surgir son manejables de forma conservadora.

Los resultados obtenidos con la nueva técnica descrita para la escrotoplastia son satisfactorios tanto estéticamente como funcionalmente; la sensación erógena y táctil satisface a casi la totalidad de los pacientes.

Criterios para el procedimiento de escrotoplastia

Como parte de un conjunto de cirugías que incluye también la metoidioplastia o faloplastia, la vaginectomía y, a menudo, la histerosalpingo-ooforectomía, la séptima edición de las Normas de Atención de la Asociación Profesional Mundial para la Salud de los Transgéneros (WPATH) establece algunos criterios o requisitos previos para tener acceso a esta cirugía.

  1. Diagnóstico persistente y bien documentado de disforia de género
  2. En plena posesión de sus facultades. Ser capaz de tomar una decisión plenamente informada y de dar su consentimiento para el tratamiento.
  3. Mayoría de edad en un país determinado.
  4. Ausencia de contraindicaciones médicas absolutas (condiciones médicas que harían demasiado arriesgada la realización de la cirugía).
  5. Al menos 12 meses continuos de terapia de sustitución hormonal masculinizante.
  6. Al menos 12 meses continuos de vivir en un rol de género congruente con su identidad de género.

Estos criterios no se aplican a los pacientes que se someten a una escrotoplastia por motivos distintos al tratamiento de la disforia de género.

Referencias
  • Scrotal Reconstruction in Female-to-Male Transsexuals: A Novel Scrotoplasty.
    Selvaggi G, Hoebeke P, Ceulemans P, Hamdi M, Van Landuyt K, Blondeel P, De Cuypere G, Monstrey S – Plastic & Reconstructive Surgery Journal, Giu 2009
    DOI: https://doi.org/10.1097/prs.0b013e3181a659fe
  • Sex Reassignment Surgery in the Female-to-Male Transsexual
    Monstrey SJ, Ceulemans P, Hoebeke P – Seminars in Plastic Surgery Journal, Ago 2011
    DOI: https://doi.org/10.1055/s-0031-1281493
  • Novel surgical techniques in female to male gender confirming surgery
    ML Djordjevic – Translational Andrology and Urology Journal, Ago 2018
    DOI: https://doi.org/10.21037/tau.2018.03.17
  • Management of Gender Dysphoria – A Multidisciplinary Approach
    C Trombetta, G Liguori, M Bertolotto – Springer, 2015

Share:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on reddit
Share on vk
Share on tumblr
Share on mix
Share on skype
Share on telegram
Share on whatsapp

Save time and energy

For doctors or clinics recommendation, more information on the topic of this article or a free quotation

Subscribe to the Newsletter