Cirugía de confirmación de género HaM y MaH (guía completa para la transición)

En este artículo hablaremos brevemente de la transición de hombre a mujer (HaM) y de mujer a hombre (MaH). No hablaremos de la burocracia de la transición de género ni de los aspectos legales de la transición para los que aconsejamos leer otras páginas web especializadas en la materia. Por lo tanto, hablaremos de:

  1. Diagnóstico de disforia de género
  2. Terapia hormonal para pacientes transgénero
  3. Terapia quirúrgica para la disforia de género que incluye varios tratamientos quirúrgicos definidos como
    • Cirugía primaria (cirugía de reasignación de sexo o SRS)
    • Cirugía secundaria (reconstrucción de la pared torácica)
    • Cirugías accesorias (todas las demás cirugías de feminización o masculinización)

Empiezo diciendo que este camino no es obligatorio para todo el mundo; ninguno de estos pasos es necesario para validar tu identidad de género. Sólo trato de proporcionar información a los interesados en los aspectos médicos y quirúrgicos de la transición.

La Asociación Profesional Mundial para la Salud Transgénero (WPATH) publicó las directrices (Standards of Care) para los centros médicos y los profesionales que participan en el proceso de transición, desde psicólogos, logopedas, médicos y cirujanos, todos los que participan en la asistencia a la población transgénero, transexual y de género no conforme.

Este protocolo establece también los requisitos para acceder a las terapias médicas y quirúrgicas. Los criterios se basan en la mejor ciencia disponible y en el consenso profesional de los expertos y se establecen para evitar elecciones prematuras; los criterios ofrecen amplias oportunidades para que los pacientes experimenten y se adapten socialmente a su rol de género deseado y para minimizar los casos en los que un paciente pueda someterse a procedimientos médicos y quirúrgicos invasivos, a veces irreversibles, y luego arrepentirse de ellos.

Personas cisgénero y no conformes con el género: entender la terminología

Cisgénero se refiere a todas las personas que se reconocen con su género biológico. Los cisgénero se comportan, se ajustan al rol social y sienten su identidad de género como la que les fue asignada al nacer.

El género no conforme se refiere a todas las personas que no son cisgénero debido a uno o más aspectos de su identidad. Se refiere a todas las personas que muestran rasgos psicológicos, conductuales o socioculturales que no se ajustan a los estereotipos de su género asignado al nacer. Esta amplia categoría incluye varios grupos heterogéneos diferentes que no entran en las categorías clásicas de hombre y mujer. Una de las muchas subcategorías reconocidas en este grupo es la de la población transgénero.

Transgénero se refiere a todas las personas cuya identidad de género, es decir, el género del que se sienten parte o su género percibido, no es el biológico o el que se les asignó al nacer; se identifican en el opuesto. La orientación sexual no tiene nada que ver con la identidad de género y no es relevante para esta clasificación.

MaH (en inglés, F2M o FtM) se refiere a todos los transexuales cuyo género asignado al nacer es el femenino, mientras que ellos se sienten parte del género masculino, y que han iniciado la transición de un género al otro. Son las siglas de «Mujer a Hombre».

HaM (en inglés, M2F o MtF) se refiere a todos los transexuales cuyo género asignado al nacer es el masculino, mientras que se sienten parte del género femenino, y que han iniciado la transición de un género al otro. Son las siglas de «Hombre a Mujer».

Pertenecer a una categoría distinta a la de cisgénero no se considera un trastorno mental, tal y como establecen tanto la OMS en su CIE-11 (Clasificación Internacional de Enfermedades 11ª edición) como el DSM-V (Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales 5ª edición).

La disforia de género es un estado patológico de angustia y malestar que puede causar muchos síntomas como depresión, irritabilidad, ansiedad, comportamiento compulsivo y otros. La disforia de género está causada por una discrepancia entre la identidad de género de una persona y su sexo asignado al nacer (y el rol de género asociado y/o las características sexuales primarias y secundarias). No todas las personas transgénero o no conformes con el género padecen esta enfermedad, que puede manifestarse tanto de forma permanente como temporal.

Terapia y tratamiento de la disforia de género

En algunos casos, la ayuda de la psicoterapia es suficiente para que el paciente transgénero integre su identidad de género en el género que se le asignó al nacer. Estos individuos resolverán así la disforia (angustia) sin necesidad de recurrir a terapias médicas y quirúrgicas.

Otros individuos son capaces de superar la disforia simplemente expresando su identidad de género socialmente y con su comportamiento, con o sin psicoterapia, y de nuevo sin necesidad de ningún tratamiento médico o quirúrgico.

Sin embargo, la disforia de género se asocia a menudo, aunque no siempre, con el deseo de deshacerse de los caracteres sexuales primarios y secundarios que pertenecen al sexo asignado al nacer y con el fuerte deseo de desarrollar y tener los caracteres sexuales primarios y secundarios del género percibido.

En estos casos, a partir del diagnóstico de disforia de género y del abordaje psicoterapéutico inicial necesario para evitar tratamientos prematuros parcial o totalmente irreversibles y que conllevan riesgos, el paciente puede pasar a uno o varios tratamientos médicos y quirúrgicos. Ninguno de estos tratamientos es obligatorio, es cada persona la que decide lo que necesita y lo que es mejor para lograr la tranquilidad. De ahí que cada enfoque terapéutico sea diferente y se adapte a las necesidades del paciente y a sus propias características.

En casi todos los casos el primer paso es la terapia hormonal.

La terapia hormonal puede tener resultados variables en función de las características de partida de la paciente, pero también en función de sus propios objetivos y expectativas. Además, la terapia hormonal es un requisito previo para algunas de las terapias quirúrgicas.

Para lo que se refiere a las diversas cirugías disponibles, le remitimos a los enlaces que figuran a continuación, que le llevarán a posts exhaustivos sobre cada tema.

Para el paciente transgénero de mujer a hombre (MaH):

Para la paciente transgénero de hombre a mujer (HaM):

En todos estos casos la definición adecuada es la de procedimientos reconstructivos, no estéticos, ya que se realizan para hacer congruente la apariencia física del paciente con su identidad de género. Se trata a todos los efectos de una terapia médica y quirúrgica, ya que está dirigida y es capaz de tratar eficazmente la disforia de género.

Referencias
  • Standards of Care – 7th edition
    World Professional Association for Transgender Health (WPATH)
    https://www.wpath.org/publications/soc
  • DSM-V – Diagnostic and Statistic Manual of Mental Disorders – 5th Edition
    American Psychiatric Association, 2013
    ISBN: 978-0-89042-554-1

Share:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on reddit
Share on vk
Share on tumblr
Share on mix
Share on skype
Share on telegram
Share on whatsapp

Save time and energy

For doctors or clinics recommendation, more information on the topic of this article or a free quotation

Subscribe to the Newsletter